Los modos semiautomáticos

Las cámaras de fotografía además de traer el modo automático, manual y los modos de escena traen unos modos semiautomáticos. En estos modos el flash ya no se dispara solo, cosa que hace en cuanto detecta poca luz, y que el flash no sea tan autónomo nos viene bien en algunas ocasiones.

Pongamos un ejemplo de que el flash se puede disparar y no nos conviene que lo haga. Imaginemos que estamos en la grada viendo un partido de futbol u otro deporte al aire libre. El sujeto al que se va a fotografiar esta tan lejos que utilizar el flash no tiene mucho sentido además nuestro disparo podría salir subexpuesto por que al disparase el flash el tiempo de exposición de la cámara se ajustaría 1/60 segundos o menos.

- El modo P: La P es por programa, es el modo más fácil de usar. En este modo la cámara funciona en modo automático pero nos da acceso directo a ciertos parámetros, como son la exposición, sensibilidad del sensor y balance de blancos. El modo P es excelente para adquirir experiencia. Es este modo es como si la cámara nos diese una pista de como se debe hacer la fotografía pero nosotros podemos cambiar algunos de los parámetros que nos ofrece. Los cambios que hacemos en esos parámetros desaparecen pasados unos segundo o una vez realizada la toma volviendo a ofrecernos la cámara lo que ella cree más conveniente para la siguiente fotografía.

- El modo A: La A es por apertura, en las cámaras Canon este modo se llama AV. En este modo nosotros establecemos la apertura del diafragma, o sea el numero f, y la cámara selecciona el tiempo de exposición adecuado para esa toma. El balance blancos y el ISO se ajustan automáticamente, pero ojo, estos parámetros se pueden cambiar si lo deseamos, pero evidentemente si nosotros variamos estos parámetros la cámara variara el tiempo de exposición.

- El modo S: La S es por shutter speed, en español velocidad de obturación o también tiempo de exposición, en las cámaras Canon este modo se llama AV. Es comparable al modo A, con la diferencia que nosotros ponemos el tiempo de exposición y la cámara calcula automáticamente la apertura del diafragma adecuada de esta manera la exposición siempre es correcta. Se puede utilizar en la fotografía de deportes para congelar o no el movimiento dependiendo de la velocidad de obturación que elijamos.